sábado, 31 de marzo de 2018

ECOLOGÍA POLÍTICA


(artículo publicado en "El Progreso" el 27 de junio de 2015)

Son muchos los síntomas que tenemos hoy en día que hacen pensar en una fase de agotamiento de los recursos minerales y energéticos tradicionales. Son muchos los indicadores que reflejan la progresiva degradación ambiental y las desigualdades locales y mundiales configurando un panorama crítico y nada edificante. Por esta razón, últimamente se está discutiendo sobre la lógica crecentista ilimitada a favor de una visión revisionista de la misma. En Galicia, hace poco, un grupo de investigadores, políticos, ecologístas llevaron adelante un estudio sobre las distintas caras de la realidad de Galicia en clave ecopolítica.

Esas reflexiones salieron compiladas en el libro “Ecología Política: vistazos desde Galicia” editado por “obencomún”, libro coordinado por Xoán Hermida y Xan Duro. En función de una visión general del texto se percibe en él un marco teórico basado en la consideración de la ecología (de la perspectiva ecológica) como un nuevo paradigma epistémico y un marco imprescindible hacia acción política. El sustrato basal del libro refleja la consideración de que el ecoloxísmo debe anclarse en una ética no antropocéntrica y alejado de cualquier consideración meramente utilitaria de las distintas especies animales y de los parámetros clásicos, aún vigentes, de la explotación del hombre por el hombre y del expolio indecente y predatorio de la tierra. Por otra parte, en el libro se percibe claramente una crítica velada al “denialism” (el negacionismo), propio de la ortodoxia política y de toda práctica económica que se limita a ornamentar el discurso dominante. Se transmite en el libro, también,
la necesidad de un desarrollo sostenible que apueste por frenar lo deterioro constante de los medios de vida convencionales, por redistribuir la riqueza y por el necesario cambio de nuestros hábitos cotidianos. En definitiva: por interiorizar la necesidad de poner límites a la civilización del crecimiento desmedido.

Por fin, en el texto se percibe claramente el deseo de construir una ecopolítica ofreciendo algunas claves para una sociedad ecológica, lejos del capitalismo competitivo, lejos del sistema ecodestructivo capitalista actual a favor de la promoción de una noticia ética socio- productiva.

Frente a la lógica de dominación, de explotación y desequilibrio, hace falta un nuevo marco teórico-político basado en la armonía con la naturaleza, en la responsabilidad medioambiental, en la responsabilidad social integral. Un marco teórico-político que dote de contenido real al “oikós” (el hogar, en griego). Los sabios griegos, como Aristóteles, consideraban el “oikós” como una comunidad construida naturalmente para la satisfacción de las necesidades cotidiás, el centro nuclear de la vida de los ser humanos, de una vida en comunión saludable con la naturaleza. Aristóteles, en su “Política” defendía la necesidad de conseguir los medios de vida necesarios para satisfacer las necesidades supervivenciales frente a la antinatural y deshumanizadora acumulación de riquezas y la desmedida actuación sobre lo medio físico más próximo. Era sabio Aristóteles. Aprendamos de él.

VERSIÓN ORIXINAL EN LINGUA GALEGA

"Son moitos os sinais que temos hoxe en día que fan pensar nunha fase de esgotamento dos recursos minerais e enerxéticos tradicionais. Son moitos os indicadores que reflexan a progresiva degradación ambiental e as desigualdades locais e mundiais configurando un panorama crítico e nada edificante. Por estas razón, últimamente estase a discutir sobre a lóxica crecentista ilimitada a favor dunha visión revisionista da mesma.
En Galicia, hai pouco, un grupo de investigadores, políticos, ecoloxístas levaron adiante un estudio sobre as distintas facianas da realidade de Galicia en clave ecopolítica. Esas reflexións saíron compiladas no libro “Ecoloxía Política: olladas desde Galicia” editado por “obencomún”, libro coordinado por Xoán Hermida e Xan Duro.
En función dunha visión xeral do texto percíbese nel un marco teórico baseado na consideración da ecoloxía (da perspectiva ecolóxica) como un novo paradigma epistémico e un marco imprescindible cara a acción política. O substrato basal do libro reflexa a consideración de que o ecoloxísmo debera estar anclado nunha ética non antropocéntrica e afastado de calquer consideración meramente utilitaria das distintas especies animais e dos parámetros clásicos, aínda vixentes, da explotación do home polo home e do expolio indecente e predatorio da terra.
Por outra banda, no libro percíbese claramente una crítica velada ao “denialism” (o negacionismo), propio da ortodoxia política e de calquer práctica económica que se limita a ornamentar o discurso dominante. Transmítese no libro, tamén, a necesidade dun desenvolvemento sustentable que aposte por frear o deterioro constante dos medios de vida convencionais, por redistribuir a riqueza e pola necesaria mudanza dos nosos hábitos cotiáns. En definitiva: por interiorizar a necesidade de poner límites á civilización do crecemento desmedido.
Por fin, no texto percíbese claramente o desexo de construir una ecopolítica ofrecendo claves cara una sociedade ecolóxica, lonxe do capitalismo competitivo, lonxe do sistema ecodestructivo capitalista actual a favor da promoción dunha nova ética socio-productiva.
Frente á lóxica de dominación, explotación e desequilibrio cómpre un novo marco teórico-político baseado na harmonía coa natureza, na responsabilidade medioambiental, na responsabilidade social integral. Un marco teórico-político que dote de contido real ao “oikós” (o fogar, en grego). Os sabios gregos, como Aristóteles, consideraban o “oikós” como una comunidade construida naturalmente para a satisfacción das necesidades cotidiás, o centro nuclear da vida dos seres humanos, dunha vida en comunión saudable coa naturaleza. Aristóteles, na súa “Política” defendía a necesidade de acadar os medios de vida necesarios para satisfacer as necesidades supervivenciais frente á antinatural e deshumanizadora acumulación de riquezas e a desmedida actuación sobre o medio físico máis próximo. Era sabio Aristóteles. Aprendamos del."

No hay comentarios:

Publicar un comentario