sábado, 19 de enero de 2019

DIVULGAR LA FILOSOFÍA

En muchas ocasiones la filosofía se hace incomprensible para muchos lectores. La utilización de un lenguaje excesivamente críptico por arte del filósofo, la dificultad intrínseca para comprender el sentido de algunos conceptos filosóficos abstractos y la creencia (por parte de ciertos filósofos) en que "cuanto más oscuro, más asombro a mis lectores" (u oyentes), no facilitan la intelección de la filosofía como una disciplina útil, necesaria e incluso divertida.

Creo que era Ortega y Gasset el que intentaba inicialmente explicar a su alumnado algún concepto fundamental de una manera simple y sencilla; cuando el alumnado lo entendía, Ortega les decía: "bien, entonces, intentemos oscurecerlo (el concepto, claro)". Sabemos que Ortega y Gasset era especialista en "diseccionar una mosca en pleno vuelo" con una precisión única, pero lo importante de esta anécdota estriba en la necesidad de divulgar la filosofía, intentar hacerla comprensible y accesible al gran público. 

Y eso es lo que creo que ha intentado hacer el Doctor y Catedrático Marcelino Agís Villaverde al publicar su libro La Historia de la Filosofía -como nunca te la habían contado-, editado por "Hércules de Ediciones" el año pasado (2018).

El libro consta de 275 páginas, de las cuales 20 están dedicadas a la bibliografía utilizada en la elaboración del libro, lo que indica que el autor, a la vez que intenta divulgar la Filosofía, lo hace con rigor y erudición.

sábado, 29 de diciembre de 2018

ÉTICA DE LA POLÍTICA


La relación entre la ética y la política resulta ser un debate clásico y también de gran actualidad ya que la tensión que existente entre ambos conceptos permite dilucidar algunas de las causas o consecuencias del mundo que estamos viviendo hoy en día.
Recientemente Plaza y Valdés acaba de editar el libro Ética de la Política en John Stuart Mill y George Grote. Los dos textos incluidos en esta edición abordan un tema que se revela cada vez más importante: la ética de políticos y gestores.
"El gobernante" de Taylor es una recensión escrita por John Stuart Mill y George Grote, siendo este último un destacado utilitarista discípulo directo de Bentham, político activo y autor de varias obras de teoría política, además de uno de los grandes historiadores experto en la Grecia Antigua. El texto no trata del político afanado en la dirección de un Estado, sino del político de segundo nivel o gestor público. Los problemas morales característicos de este ámbito no conciernen a decisiones trascendentales de largo alcance, sino más bien a «siniestros intereses» egoístas a los que puede rendirse este tipo de político y a asuntos cotidianos que amenazan con «mantenerle enterrado bajo una losa de rutina».

miércoles, 19 de diciembre de 2018

FILOSOFÍA Y PROGRESO

“FILOSOFÍA Y PROGRESO”

        Durante más de 25 siglos, filósofos, historiadores, científicos, teólogos y sociólogos han estudiado con ardor la idea de “progreso”, el sentido de la misma y la diversidad de criterios y rasgos que exigía para poder hablar propiamente de “progreso de la humanidad”.
        La idea de progreso como expresión de la confianza en un futuro mejor para la sociedad no fue ajena a la reflexión filosófica. Aristóteles, S. Agustín, Kant, Marx, Comte, Husserl, Adorno, Horkheimer, entre otros, llevaron a cabo aportaciones en ese sentido. Kant, como buen ilustrado, llegó a afirmar que existía una ley inmanente del progreso mediante la cual la naturaleza alcanza sus fines más allá de que la historia aparente ser absurda, conduciendo a la humanidad, lentamente, desde el nivel inferior de la animalidad hasta una racionalidad cada vez mayor.

sábado, 21 de abril de 2018

UN CAMIÑO DE CATRO ANOS


“UN CAMIÑO DE CATRO ANOS”

En maio de 2011 a xente do común, descontenta polas consecuencias da crise do 2008, polos recortes sociais, polo descrédito das institucións políticas e públicas, pola corrupción e a insensibilidade dos dirixentes políticos do réxime, uníuse nas rúas reclamando xustiza, dignidade e máis adiante, pan, teito e traballo. A xente do común levou á praxe aquel berro teórico que Stéphane Hessel e José Luis Sampedro plasmaron no libro “¡Indignaos!”: “non vivades na indiferenza e levade adiante a insurrección pacífica”, dicían.

O movemento 15-M reclamaba honestidade política, democracia real e radical, soberanismo cívico, economía do ben común e cooperación política frente a un réxime en estado catatónico convertido nunha mistura de oligarquía e plutocracia. Paradoxalmente, e contradecindo a opinión compartida pola ortodoxia do sistema, o movemento e o seu espíritu cristalizou. Fíxose caso una vez máis (por así dicilo) ao chamamento de Hessel: non chegaba con indignarse; era necesario comprometerse: “buscade instrumentos eficaces de acción política para loitar contra as inxustizas, os abusos de poder dos oligarcas e plutócratas e contra o atropeio dos dereitos humanos. Non vos rindades, sede ambiciosos”.

viernes, 20 de abril de 2018

UNA DEMOCRACIA DEVALUADA




"UNA DEMOCRACIA DEVALUADA"
Publicado en el diario "El Progreso" el 27 de diciembre de 2015
(traducción al castellano)

Vivimos en una democracia procedimental absolutamente exigua que no ayuda a comprender la esencia del propio sistema democrático. Hace falta recordar alguno de los valores y actitudes que subyacen a la palabra “democracia”: la representación efectiva de la oposición política, el control del sistema democrático por la ciudadanía con el fin de que no degenere en un poder arbitrario, el respeto por las virtudes personales y públicas como la modestia, el afán de verdad y la transparencia. 

Uno de los grandes problemas de la democracia contemporánea consiste en interpretarla como procedimiento, incorporando el pensamiento único (hoy, neoliberal) y excluyente, marginando las críticas y satanizando a los críticos, diluyendo la asunción de responsabilidades, la esencia plural de la ciudadanía y el valor del diálogo en la calle. ¿Cómo reaccionar ante una situación que se puede catalogar como “democracia de malos usos”, “democracia inhóspita” en la que lo poder político neoliberal hace tiempo que perdió el sentido de la dosis? Recuperando la sociedad civil como eje de cualquier proyecto transformador de la sociedad y del sistema político. Como ha dicho Adela Cortina, el ciudadano en una comunidad democrática es aquel al que se le reconocen y protegen un conjunto de derechos y que guarda también hacia esa comunidad una relación de lealtad y de responsabilidad. Para ahondar en el carácter democrático es imprescindible que la ciudadanía asuma activamente sus responsabilidades convirtiéndose en protagonista de una sociedad más justa y más libre. Pero el poder político deberá recordar, también, que su legitimidad radica en servir al pueblo que es precisamente el que lo elige.